¿Sabías qué?

 












 
 

 

     

 

 

 

 

 
 
 
 
"La muerte es una amarga pirueta de la que no guardan recuerdo los muertos, sino los vivos"
 
CAMILO JOSÉ CELA
 
 
por
©José Antonio Molero profesor de Lengua y Literatura y sus Didácticas en la Facultad de Ciencias de la Educación de la Universidad de Málaga. España.

Camilo José Cela (1916 - 2002), el autor de La familia de Pascual Duarte, que cuenta entre sus premios con el Nobel de Literatura, el Premio Cervantes y el Príncipe de Asturias, y que ingresó en la Real Academia Española de la Lengua siendo aún joven para ocupar la silla designada con la letra «q mayúscula», falleció el pasado 17 de enero del 2002 en una clínica de Madrid (España) a consecuencia de una insuficiencia cardiaca, debida a la afección crónica cardiorrespiratoria que padecía.  Fue enterrado en el cementerio de su localidad natal el 18 de enero del año 2002. Reposa según su voluntad bajo un olivo. 

 

DATOS BIOGRÁFICOS

Camilo José Cela había nacido en Padrón, en la aldea Iria-Flavia (A Coruña) el 11 de mayo de 1916, de padre español y madre inglesa. Realizó sus primeros estudios en Vigo, también cursó el Bachillerato en el colegio de los Padres Escolapios y los Hermanos Marianistas. Después estudió sucesivamente en la Universidad las carreras de Medicina, Filosofía y Derecho, que ninguna concluyó por el comienzo de la contienda civil que se inició en España en 1936, aunque la verdad parece ser que, como él mismo decía, entraba en trance con frecuencia y le salían versos por la boca.

Cela escribió su primer libro, Pisando la dudosa luz del día, en 1939, y, tres años después, su primera novela, La familia de Pascual Duarte, ampliamente premiada y traducida a más de veinte idiomas, que lo consagraría como escritor. En 1954 viajó a Inglaterra, donde dio un curso de conferencias en las más importantes universidades. A su regreso a España, fundó la revista literaria "Papeles de Son Armadans". En 1957, cuando sólo contaba 42 años de edad, ingresó en la Real Academia Española. 1964 fue un año de viajes para el escritor, que viajó a los Estados Unidos, donde llegó a pronunciar múltiples conferencias en una treintena de universidades. En 1974 fue nombrado Presidente del Ateneo de Madrid. Llegados a España los aires frescos de la democracia, Cela es nombrado, en 1977, senador a propuestas del rey don Juan Carlos. El año 1980 marca su ingresó en la Academia Gallega. En 1982, varias universidades norteamericanas lo propusieron para el Nobel de Literatura «por la calidad de su lenguaje, que significó en su momento la puesta en marcha de la prosa española moderna, y por el carácter testimonial de su obra», galardón que no le sería concedido ese año. En el decurso del año 1983, la Real Academia Española, reunida en sesión extraordinaria, lo eligió como candidato al Premio Cervantes de Literatura, que, finalmente, recaería en la persona de Rafael Alberti. En julio de ese mismo año, Cela fue elegido presidente de la Asociación Amistad-España-Israel. El año siguiente, 1984, Cela consigue el Premio Nacional de Literatura por su novela Mazurca para dos Muertos. Ya en 1987, fue galardonado con el Premio Príncipe de Asturias de las Letras. Ese mismo año, fue finalista en la concesión del Premio Nobel de Literatura. Sería en 1989 cuando la Institución sueca le concedió el Premio Nobel de Literatura. El Premio Miguel de Cervantes, que se resistía a reconocer los méritos literarios de Cela, le fue concedido por fin en 1995, por decisión de un jurado que, tras cuatro votaciones, reconoció así el valor y la significación literaria de su obra. Su última novela publicada, Madera de Boj, aparece en 1999, después de que la concesión del Nobel interrumpiera su creación durante un tiempo, que el autor aprovecharía para llevar a cabo una intensa labor periodística.

 

TODA SU OBRA

Camilo José Cela cultivó una gran variedad de géneros literarios. En efecto, aunque es más conocido por sus novelas, entre las que destacan Viaje a la Alcarria, La familia de Pascual Duarte y La Colmena, es autor también de obras de teatro, poesía, memorias, cuentos e incluso entró en el campo de las traducciones.

Novelas: La familia de Pascual Duarte (1942), Pabellón de reposo (1943), Nuevas andanzas y desventuras de Lazarillo de Tormes (1944), La colmena (1951), Mrs. Caldwell habla con su hijo (1953), La catira (1955), Tobogán de hambrientos (1962), San Camilo 1936 (1969), Oficio de tinieblas 5 (1973), Mazurca para dos muertos (1983), Cristo versus Arizona (1988), El asesinato del perdedor (1994), La cruz de San Andrés (1994), con la que obtuvo el Premio Planeta de ese año, y Madera de boj (1999).

Poesía: Pisando la dudosa luz del día (1936; 1ª ed. 1945), El monasterio y las palabras (1945), Cancionero de la Alcarria (1948), Tres poemas galegos (1957), Reloj de arena, reloj de sol, reloj de sangre (1989) y Poesía completa (1996).

Novela corta: Timoteo el incomprendido (1952), Santa Balbina 37, gas en cada piso (1952), Café de artistas (1953), El molino de viento (1956), La familia del héroe (1965) y El ciudadano Iscariote Reclús (1965).

Memorias: La rosa (1959) y Memorias, entendimientos y voluntades (1993).

Libros de viajes: Viaje a la Alcarria (1948), Ávila (1952), Del Miño al Bidasoa (1952), Judíos, moros y cristianos (1956), Primer viaje andaluz (1959), Páginas de geografía errabunda (1965), Viaje al Pirineo de Lérida (1965), Madrid (1966), Barcelona (1970), Nuevo viaje a la Alcarria (1986) y Galicia (1990).

Artículos: Mesa revuelta (1945), Cajón de sastre (1957), La rueda de los ocios (1957), Cuatro figuras del 98 (1961), Garito de hospicianos (1963), Las compañías convenientes (1963), Al servicio de algo (1969), La bola del mundo (1972), Los sueños vanos, los ángeles curiosos (1979), Los vasos comunicantes (1981), Vuelta de hoja (1981), El juego de los tres madroños (1983), El asno de Buridán (1986), Desde el palomar de Hita (1991), El camaleón soltero (1992), El huevo del juicio (1993), A bote pronto (1994) y El color de la mañana (1996).

Cuentos, fábulas, apuntes y divertimentos: Esas nubes que pasan (1945), El bonito crimen del carabinero (1947), El gallego y su cuadrilla (1949), Nuevo retablo de don Cristobita (1957), Los viejos amigos (1960), Gavilla de fábulas sin amor (1962), El solitario y los sueños de Quesada (1963), Toreo de salón (1963), Once cuentos de fútbol (1963), Izas, rabizas y colipoterras (1964), Nuevas escenas matritenses (7 series, 1965-66), Rol de cornudos (1976), Las orejas del niño Raúl (1985), Vocación de repartidor (1985), La bandada de palomas (1987), Los Caprichos de Francisco de Goya y Lucientes (1989), El hombre y el mar (1990), Cachondeos, escarceos y otros meneos (1991), La sima de las penúltimas inocencias (1993), La dama pájara (1994) e Historias familiares (1999).

Romances de ciego: La verdadera historia de Gumersinda Cosculluela, moza que prefirió la muerte a la deshonra (1959). Encarnación Toledano o la perdición de los hombres (1959) y Viaje a U.S.A. (1965).

Lexicografía y otros saberes: Diccionario secreto (t. I, 1968; t. II, 1971), Enciclopedia del erotismo (1976) y Diccionario geográfico popular de España (1998).

Adaptaciones, traducciones, versiones: Poema del Cid, Cantar I (1957-1959), Libro de guisados, manjares y potajes, de maese Ruperto de Nola (1969), La resistible ascensión de Arturo Ui, de Bertolt Brecht (1975), La Celestina (1979) y El Quijote (1981).

 

EL MUNDO DE LAS LETRAS, TRISTE POR LA MUERTE DE CAMILO JOSÉ CELA

Amigos, compañeros y admiradores, entre ellos destacadas personalidades del mundo de la política y la cultura, acudieron a la clínica madrileña CEMTRO, donde estaba instalada la capilla ardiente, para dar su pésame a los familiares de Camilo José Cela. La cita se ha convertido, casi sin quererlo, en un homenaje al escritor que recientemente declaraba «no tener miedo a la muerte porque eso es una vulgaridad».

Pilar del Castillo, ministra de Educación Cultura y Deporte en España manifestó que la pérdida del Premio Nobel de Literatura es «como si nos arrancaran algo muy inmediato a nosotros», ya que se refirió al escritor como «un hombre muy presente y un personaje de nuestra vida diaria». «Cela ha dejado una obra extraordinaria para goce de todos los lectores de España y el mundo. Ha dejado una obra amplísima de la que hemos podido gozar todos con su lectura», añadió la ministra, quien anunció que, desde su Ministerio, se realizarán varios homenajes para recordar al autor de La Colmena. «Yo y otros hemos nacido con su presencia, y uno siempre cree que no va a dejar de existir», concluyó Del Castillo, quien subrayó la «enorme avidez intelectual y plena forma» de un escritor que desató la polémica en el Congreso de la Lengua de Valladolid.

Francisco Umbral , escritor y periodista al referirse a Cela, dijo  «He perdido a un gran amigo, a un amigo muy querido», palabras que pronunció muy afectado, y destacó del académico «su singularidad y su voz inconfundible» como escritor. El autor de Mortal y rosa explicó que había hablado hace poco con él y que se encontraba mal desde comienzos del invierno.

El director del Instituto Cervantes, Jon Juaristi, señaló que la muerte de Cela supone «una perdida especialmente sensible e irreparable». «Era el gran escritor del siglo XX, muy versátil, que ha cultivado géneros muy diversos, ha sido la cumbre de la prosa de la modernidad española, con fidelidad a la tradición de la literatura española. Su obra poética es menor dentro del conjunto de su producción, creo que es el gran prosista.

El director de la Real Academia Española, Víctor García del Concha, aseguró que hoy se perdía «el valor más alto de la literatura del siglo XX». «Cela tenía verdadera categoría», añadió el responsable de la institución que esta mañana entornó su puerta principal e hizo ondear su bandera a media asta. «Cela tenía una personalidad desbordante y existe el riesgo de quedarnos en las anécdotas por eso», dijo sobre el autor de literatura contemporánea más traducido después de Cervantes con su obra La familia de Pascual Duarte, que esta tarde recibirá un homenaje en la sesión habitual de la RAE. García de la Concha también señaló que el Premio Nobel de Literatura era «un referente de la cultura española en los momentos más oscuros de la posguerra». «En el año 42 escribió La familia de Pascual Duarte, cuando España estaba en plenas cenizas de la guerra y esto fue un milagro; sin embargo, La Colmena tuvo que publicarla fuera debido a la censura», recordó. Cela «nunca se contentaba con lo que hacía». «Era increíble que tuviera esa frescura y esa riqueza de léxico a su edad. Es una obviedad, pero las letras españolas han perdido a uno de sus valores más reconocidos», añadió sobre un autor que cultivo todo tipo de géneros. Dado que Cela era miembro de la RAE, García de la Concha concluyó recordando que el escritor fallecido «Siempre fue muy respetuoso y disciplinado con la normativa de la Academia».

  

©José Antonio Molero es profesor de Lengua y Literatura y sus Didácticas en la Facultad de Ciencias de la Educación de la Universidad de Málaga

 


Noticias Literarias | Libros | Entrevistas | La Polémica | Opinión | Rutas Literarias | EscaparateDocumentos | Memoria | Monográficos | Tablón Literario | Lectores Opinan | Galería de Letras | Vistazos Literarios | Sabías Qué | Editores | AsociadosQuiénes somosEscríbenos | Publicidad |